Un año más, comenzamos a ver galgos por las calles, galgos que están siendo probados para la próxima temporada de caza.

Cuando estos galgos no son aptos para la caza o carreras, son ahorcados o abandonados en el mejor de los casos.

Este es el caso de Morro y Kaiser, uno con una pata destrozada y otro con un defecto ocular, pero ambos con unas ganas de vivir enormes.

Dos galgos que han resultado ser «defectuosos» para correr y la solución más viable ha sido deshacerse de ellos antes que mantenerlos, así que son de los primeros en ser abandonados este año. Suerte que nos cruzamos en sus caminos.

 

photo_2016-09-21_17-38-36 photo_2016-09-21_17-38-40 photo_2016-09-21_17-38-43 photo_2016-09-21_17-38-30 photo_2016-09-21_17-41-53 photo_2016-09-21_17-42-02 photo_2016-09-21_17-42-09

Dejar un comentario

Your email address will not be published.