Laika

A pesar de llevar mas de un año con nosotros, aún le cuesta dejarse tocar. No nos teme y nos respeta, pero no le gusta que la toquemos. En cambio, con sus compañeros es un encanto. Disfruta del juego con todos, compartan o no chenil con ella