Muchas veces nos hacemos esta pregunta. Y la respuesta no es fácil, pero debes tener en cuenta que la solución no es llamar a una protectora y que recojamos al animal.

No, eso es trasladar el problema.

Para intentar buscar la solución, lo primero que debes hacer es llevarlo a un centro veterinario en el que te informen si dispone de chip identificativo y que localicen al dueño.

En caso de no disponer de chip, empieza un proceso que aunque es duro, debes hacer para en la medida de lo posible ayudar al animal, buscarle hogar y así poder tener menos saturadas las protectoras.

Os dejamos una imagen que define los pasos «ideales» a seguir en estos casos:

421573_398358903543154_468490763_n

Dejar un comentario

Your email address will not be published.