Cada verano, sabéis que tratamos de llevar el ritmo de la protectora de la mejor manera posible, pero cada año se hace más duro.

Pocos son los que este año han estado arrimando el hombro, pocos han sentido el calor sofocante mientras limpiaban, pocos son los que han estado el verano pendiente de nuestros perros.

Es difícil explicar con palabras como se sienten los voluntarios limpiando una protectora entera con más de 150 perros en pleno agosto a más de 40 grados a la sombra. Difícil tanto para los voluntarios como para nuestros perros.

El único ratito que tienen para estar en la zona de recreo mientras limpian su jaula, están deseando volver para refugiarse del calor, cansados, desganados y sin hambre, así llegan después de estar no más de 10 minutos fuera de su jaula en la que pasan casi las 24 horas del día.

Estos son los valientes que han estado al pie del cañón aguantando las altas temperaturas a las que hemos estado sometidos.

Vicky, Sandra, Javier, Mar, Santi, Paula, Eli, Laura, Gustavo, Alberto, Natalia … Gracias a ellos, el verano ha sido un poco más llevadero.

Dejar un comentario

Your email address will not be published.